La sinodalidad, horizonte común

Jesuitas Maldonado y la Parroquia San Francisco de Borja, en Madrid, se suman a los trabajos del Sínodo de la Sinodalidad convocado por el Papa Francisco el pasado mes de octubre.

Para poder hablar de todos los asuntos relacionados, se invitó a Cristina Inogés, teóloga, que participa como miembro de la Comisión Metodológica en el Sínodo que pudo hablar del mismo desde dentro en conversación con Pablo Guerrero, SJ. Los convocados eran un buen reflejo de la variedad de equipos que se entrecruzan en la misión de Maldonado. Jesuitas de distintas comunidades que colaboran en la parrooquia. Catequistas, ministros de la eucaristía, equipos de la misa de familias, integrantes de los grupos de jóvenes adultos y de los consejos parroquiales. 

Como explicaba Cristina, la Sinodalidad es propia del origen de la Iglesia. «La Iglesia nació sinodal y laical», recordaba la teóloga y afirmaba que hay que volver a retomar esta forma de gobierno para que todos nos sintamos parte de la misma. También advertía que la Iglesia no realiza cambios radicales, sino que trabaja a largo plazo.

Un sínodo, además, que ha sido «convocado por el Espíritu Santo», y el Papa Francisco quiere que toda la Iglesia aprenda las formas sinodales para volver a esa raíz. No se trata de reconstruir la Iglesia desde cero, pero sí de comenzar un camino que el resto de generaciones puedan continuar. Un proceso de regeneración que viene de abajo a arriba, donde los laicos recobran el protagonismo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Correo
  • Imprimir

Cristina ha animado a toda la parroquia a implicarse en la sinodalidad de la Iglesia, también para responder al esfuerzo que el Papa Francisco y la Iglesia están haciendo para dar pasos en esa dirección. Con todas las dificultades, la Iglesia se enfrenta al reto de hacer que la Iglesia vuelva a su esencia en la que el poder se vincule al servicio y, por tanto, la voz de los menos poderosos también pueda oírse.

Este camino es dificultoso, pero muy importante porque tiene que conseguir que la Iglesia siga siendo un medio para acercar a Dios a todo el mundo. Una interesante ponencia que pone deberes a la comunidad parroquial, pero también a la Compañía de Jesús, a los laicos ignacianos y a toda la Iglesia.

A continuación, los participantes pudieron compartir un café y reuniones en grupos más pequeños para seguir comentando las posibilidades que este Sínodo ofrece a la parroquia y a la Iglesia.

También se aprovechó la ocasión para explicar el cambio del Consejo parroquial y del Consejo económico de la parroquia.

Noticias relacionadas

HORARIOS DE VERANO

HORARIOS DE VERANO

Durante los meses de julio y agosto estos son los horarios de la parroquia. APERTURA DE LA IGLESIA Lunes a Viernes      7,30h a 8,45H (los...