Celebrar la fragilidad

Una de las celebraciones más bonitas de nuestro año en la parroquia pasa un poco desapercibida. Y sin embargo es de los momentos más entrañables y lleno de sentido. Alrededor de 25 personas se han acercado hoy a recibir el sacramento de la unción de enfermos en una eucaristía serena, cargada de emoción y afecto.

Pablo Guerrero, que presidió, recalcó la poca comprensión que este sacramento ha tenido (desde el tono «inminente» de la antes llamada extrema unción a la sensación de que hay que recibirlo como «último recurso»). Lo que celebramos es la fragilidad, el reconocimiento tranquilo de nuestra limitación y finitud, y la confianza en Dios.

Gracias, daba Pablo, a quienes, habiendo venido hoy, nos invitáis a confiar profundamente en Dios.

Noticias relacionadas

HORARIOS EN NAVIDAD

HORARIOS EN NAVIDAD

En Navidad hay algunos cambios de horarios que conviene tener en cuenta. MISAS El domingo 24 es cuarto domingo de Adviento. Por la mañana habrá...